domingo, 20 de abril de 2014

ALGUNOS CUENTOS DE OTRAS EDICIONES Y TRADUCCIONES NO RECOGIDOS EN EL TEXTO ZER NI EN LA PRESENTE TRADUCCIÓN

 En general todos los textos aquí aludidos constan en las ediciones de ZER, pero hay otros, con mayor o menor entidad, que se hallan en otras ediciones o traducciones de Las mil y una noches y que por su influencia en el mundo occidental, ya en la Edad Media, merecen que se les dedique una cierta atención. Veamos algunos de ellos:

  1) La Historia del cadí Padre-del-Cuesco (noches 798-799 de la versión de Mardrus/Blasco Ibáñez) que influye en El parto de Calandrino (Decamerón 9, 3). En el texto mardrusiano un cadí, sumamente tacaño y apasionado de las muchachas jóvenes, consigue casarse sucesivamente con varias, gozarlas un par o tres de noches y repudiarlas a continuación. Pero la última, más inteligente y hábil que sus predecesoras, se las ingenia para hacer creer a su esposo primero que está embarazado y luego que ha dado a luz un hijo. Al extenderse la noticia por la ciudad el cadí tiene que exiliarse y su mujer huye con todos sus bienes.

  2) La Historia de las dos hermanas que tuvieron celos de la tercera, la más pequeña o Farizada (Perizadé) la de sonrisa de rosa o Las hermanas celosas[22] (intercaladas respectivamente por Littman y Mardrus en las noches 756-757 y 774-780) de origen persa en que se narran las desventuras de la heroína, pues habiendo expresado las tres, creyéndose a solas, un deseo, éste fue complacido por Jusraw, rey de Persia quien, atendiendo al de la menor, se casó con ella. Al dar a luz a sus hijos, las hermanas los sustituyeron por animales —un perro y un gato— hasta el punto de que tras el nacimiento del tercero, una niña, fingieron que la sultana Farizada había dado a luz una rata. Como consecuencia de todo ello la sultana es expulsada de palacio, abandonada y esto trae consigo una serie de desgracias familiares, hasta que muchos años después Jusraw encuentra a sus hijos y al enterarse del engaño de que ha sido objeto repara la injusticia cometida.

  3) El príncipe Ahmad y la perí Banu: los tres hijos del sultán de la India, Husayn, Alí y Ahmad están enamorados de su prima Nur al-Nihar; el sultán, no sabiendo qué hacer, decide casarla con aquel que le lleve el objeto más maravilloso. Llegados a un lugar en que los caminos se separan, los príncipes se despiden y acuerdan encontrarse en el mismo lugar al año siguiente. Husayn compra un tapiz volador, Alí un tubo de marfil que permite ver todo lo que se quiere y Ahmad encuentra una manzana artificial que cura todas las enfermedades. Al cabo del año se encuentran en el lugar convenido. Gracias al tubo mágico ven que la princesa está agonizando, corren a palacio con el tapiz y la curan con la manzana. El rey, dándose cuenta de que los tres objetos son inapreciables, propone una nueva prueba: los príncipes tirarán una flecha y el que venza se casará con su prima. La flecha de Alí sobrepasa a la de Husayn y la de Ahmad no se encuentra. Alí se casa con su prima y Husayn se hace derviche.

  Ahmad, por su parte, investiga a dónde ha ido a parar su flecha y así llega a un palacio prodigioso y desconocido donde vive el hada perí Banu. Ésta le refiere que ella es quien ha hecho que las cosas sucedieran de tal forma, ya que quería casarse con él. Una vez han contraído matrimonio, el príncipe consigue permiso de su esposa para visitar a su padre una vez al mes. Los visires, celosos, sugieren al sultán que Ahmad está preparando una sublevación y aquél encarga a una bruja que averigüe cómo vive su hijo y qué hace. Una vez informado y temiendo ser depuesto, el sultán, tras el consejo de los visires y de la bruja, empieza a pedir a su hijo una serie de cosas de realización prácticamente imposible, pero que éste consigue gracias a su esposa. Al fin, hartos ya de tantas exigencias, el hermano de la perí Banu va a la corte, mata al rey, a los visires y a la bruja y amenaza con aniquilar a todo el mundo si no se proclama a Ahmad sultán de la India. Así se hace: Ahmad y la perí Banu pasan a ser los soberanos. Alí recibe el gobierno de una gran provincia y Husayn continúa siendo derviche.

  4) Zayn al-asnam: el horóscopo de Zayn al-asnam anuncia a éste que sufrirá grandes pruebas. Sucede a su padre en el trono de Basora y pronto dilapida todos sus bienes. En estas circunstancias un anciano se le aparece en sueños y le aconseja que vaya a El Cairo, en donde encontrará numerosas riquezas. Una vez en esta ciudad, el anciano se le vuelve a aparecer, le dice que todo ha sido una prueba y le comunica que las riquezas se encuentran en su propio palacio de Basora.

  Al regreso a ésta tiene una tercera aparición que le manda excavar en la habitación de su padre. Al hacerlo descubre un subterráneo en el cual hay diez ánforas de pórfido llenas de oro. Encuentra una llave con la que abre una puerta que da acceso a una cámara: en ella hay ocho pedestales y encima de cada uno de ellos una estatua formada por un solo diamante. En otro hay una pieza de tela blanca: en ella está escrito un mensaje del rey difunto encargándole que vaya a El Cairo a ver a su esclavo Mubarak, quien le hará adquirir una estatua que vale mil veces más que las que ve. Nuevamente en El Cairo, encuentra a Mubarak y lo liberta. Éste lo lleva a un lago en el cual un marino con cabeza de elefante y cuerpo de tigre se ofrece a llevarlos en su barca de sándalo rojo siempre y cuando no pronuncien ni una sola palabra. Llegan a un castillo. Para entrar Mubarak recurre a una señe de conjuros y consigue que aparezca el rey de los genios, quien promete dar a Zayn al-asnam la estatua cuando éste le lleve una muchacha de quince años, que sea virgen y ala cual él mismo desee. Para que la busque le da un espejo que le indicará, manteniéndose bruñido o empañándose, cuando se halle ante la persona deseada. En El Cairo no encuentra a ninguna; pasa a Bagdad, donde un almuédano le habla de la existencia de la hija de un anciano visir que puede reunir las virtudes deseadas. El espejo lo confirma. Zayn al-asnam se casa con la muchacha, resiste a la tentación de proclamarla reina y, sin tocarla, va a entregársela al genio. De regreso a Basora encuentra a la joven en el noveno pedestal y el rey de los genios aparece para recomendarle que no tome ninguna otra mujer si quiere que aquélla le sea fiel

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada